Buscar
  • presmedsalud

Lo niños en cuarentena, que hacer

Actualizado: 3 jun


Niños y cuarentena, que hacer

La pandemia covid-19 nos ha develado los problemas de salud mental que no solo tienen que ver con el miedo a un virus invisible, sino también con el impacto que éste ha generado en el ámbito familiar, social y escolar. Es así como la cuarentena, decretada de manera obligatoria por gobiernos en distintas partes del mundo, es una fuente de estrés que afecta a la familia y a su entorno más cercano, a los hijos (as) de cualquier edad.


Los profesionales del área de la Salud mental tenemos un papel muy relevante ante la crisis por el Covid. El afrontar esta pandemia ha puesto a prueba nuestra capacidad de adaptarnos a este nuevo escenario. Los niños (as) y adolescentes son una población vulnerable ya que su entorno, en el cual habitualmente se desarrollaban, se ha visto significativamente alterado ( ej el jardín de infante, escuela, universidad).

El grado de impacto dependerá de la edad del niño. Los niños menores de 2 años son capaces de extrañar a sus cuidadores habituales ( ej. Abuelos), incluso inquietarse y molestarse por la nueva situación. Los niños (as) en etapa escolar o mayores pueden mostrarse preocupados por la situación escolar, por su propia seguridad y las de sus cuidadores (ej el retorno al colegio).


Medidas generales para mitigar el impacto negativo en la cuarentena en niños y niñas adolescentes.

  • Los niños pequeños no pueden mantenerse en aislamiento sin sus cuidadores durante un periodo prolongado de tiempo. Si se produce una separación ( ej por hospitalización), hay que asegurar un contacto regular ( Ej. por teléfono).

  • Los niños de todas las edades y los adolescentes se benefician de las actividades estructuradas y de las rutinas, las cuales tienen que contemplar, actividades académicas, juegos y tiempos de compartir en familia aunque los hábitos diarios se deben mantener tales como: hora de dormir, levantarse, horarios de alimentos.

  • Se debe permitir y tolerar el uso de internet y la televisión. Se debe evitar tener el televisor siempre encendido y los padres deben monitorizar permanentemente el uso de las redes sociales.

  • Se debe considerar reducir la cantidad de tiempo en pantalla enfocado en el evento de la pandemia, para reducir posible confusión, preocupación y miedo.

  • Se debe promover el contacto virtual con familiares, compañeros de clases, amigos y profesores a través de internet y el teléfono para disminuir los sentimientos angustiosos de aislamiento y frustración.

Debemos estar atento a los efectos de esta crisis pandémica, tanto en los adultos como en sus hijos, porque el impacto puede perdurar en el tiempo más allá de la pandemia misma.

Se recomienda ponerse en contacto con un profesional de la Salud Mental si se notan signos de ansiedad y depresión en niños o adolescentes, síntomas de pánico o irritabilidad marcada. Se debe observar también la aparición se síntomas en los cambios en el apetito, trastornos del sueño, agresión , miedo a estar solo y retraímiento.

Este periodo de larga cuarentena puede manifestarse además en pesadillas, temores nocturnos, miedo a salir a la calle, o que sus padres vuelvan a trabajar, irritabilidad, hipersensibilidad emocional, apatía, nerviosismo, dificultades para concentrarse, e incluso leve retraso en el desarrollo cognitivo del niño.

La tristeza, el miedo y la rabia son normales, pero si detectamos esas emociones muy intensas o prolongadas en el tiempo, nuestra recomendación es que nunca pase por alto el sufrimiento emocional de un hijo.

0 visualizaciones0 comentarios